Cómo funciona el ácido hialurónico

Está presente en muchas cremas y también en tratamientos de medicina estética. Unos dicen que es como una esponja que retiene agua y otros defienden su capacidad para reducir arrugas, a veces con la ayuda de hilos tensores. Nos estamos refiriendo, cómo no, al ácido hialurónico (AH) o, mejor dicho, a los diferentes tipos de ácido hialurónico. Una vez conozcas qué tipos de AH hay entenderás mejor cómo funciona el ácido hialurónico.

Tipos de ácido hialurónico y qué ofrece cada uno

En Bioquímica se suelen nombrar de la misma manera moléculas que comparten características especiales en común. Nos fijamos en su reactividad o en su estructura química más que en las propiedades físicas. Cuando hablamos de macromoléculas como el ácido hialurónico resulta que, al final, nos estamos refiriendo a un conjunto enorme de moléculas similares, pero no iguales.

Sin embargo, las propiedades físicas de cada molécula de AH dependen de varios factores como su peso molecular y su estructura tridimensional.

No sucede lo mismo con su reactividad, pues todas esas macromoléculas comparten entre sí una gran afinidad por las moléculas de agua, que retienen entre sus ramificaciones a veces hasta superar 1000 veces su masa anhidra. Pese a presentar un comportamiento higroscópico general, los efectos que se consiguen en medicina estética con el ácido hialurónico son variados, de ahí la importancia de elegir bien qué tratamiento es mejor en cada caso.

¿Cuáles son los principales tipos de AH, esos que nos permiten hablar de propiedades físicas en común?. Y así saber cómo funciona el ácido hialurónico.

Tipos de AH según el tamaño de la biomolécula

  • AH de elevado peso molecular. Es el más económico y el que suele aparecer en las cremas cosméticas. Aporta hidratación a las capas externas de la epidermis, aunque penetra muy poco en la piel, por lo que se ocupa más de la deshidratación externa debida a factores ambientales que de una corrección del paso del tiempo.
  • AH de poco peso molecular. Se obtiene por la hidrólisis de los AH del tipo anterior y son más costosos. Se usan en la cosmética de alta gama porque ofrece mejores resultados en tratamientos continuados que el de alto peso molecular, aunque por vía externa no logra alcanzar las capas profundas de la epidermis. De ahí que muchas veces se inocule con microagujas en tratamientos de mesoterapia.
  • AH de peso molecular intermedio. Con propiedades y precios a medio camino entre los dos tipos de AH comentados, se emplea en cosmética y puede usarse también en medicina estética.

Cómo funciona el ácido hialurónico

Dependiendo de su estructura 3D

Una vez estamos hablando de infiltrar ácido hialurónico, bien sea con unas agujas, bien estimulando su producción mediante la colocación de hilos tensores u otros materiales de anclaje, lo que nos interesa conocer de un ácido hialurónico es su estructura tridimensional, pues el problema de la difusividad a través de las capas del estrato córneo ya no existe.

Así hablamos de:

  • Ácido hialurónico reticulado. Posee una estructura 3D que recuerda a una red, lo que le confiere el tacto de un gel denso. Inerte y biocompatible, es asimilado por el organismo con mayor lentitud que su homólogo no reticulado, por lo que se utiliza en tratamientos de medicina estética donde el paciente prefiera espaciar los retoques. También es la mejor opción cuando se necesita aportar un volumen importante, no solo corregir una piel deshidratada o una arruga incipiente.
  • Ácido hialurónico no reticulado. De textura mucho más líquida, ofrece un resultado más natural en zonas poco deprimidas y ayuda a paliar los problemas de deshidratación debidos a la pérdida natural de AH por el paso de los años. Sin embargo, su asimilación por parte del organismo es más rápida, lo que obliga a repetir los retoques. También es un material inerte y biocompatible.

El ácido hialurónico que se emplea en tratamientos de medicina estética

En medicina estética se usa ácido hialurónico para aumentar la hidratación interna de la piel y para aportar volumen en labios, pómulos y depresiones del rostro como son el surco nasogeniano (no lo confundas con la arruga del rictus). Pero Cómo funciona el ácido hialurónico en la medicina estética.

El AH también permite perfilar los labios, destacando su contorno sin aportarles apenas volumen y ocultar todo tipo de arrugas. Para este último fin, el de rellenar arrugas y devolver firmeza a la piel envejecida, unas veces se emplea aislado, pero otras se necesita que tenga un soporte.

Este soporte pueden ser hilos tensores, uno de los tratamientos de medicina estética más demandados en la actualidad porque compite con el lifting quirúrgico en muchos casos, o bien un gel especial. Los hilos tensores proporcionan los efectos más duraderos asociados a tratamientos con ácido hialurónico, permitiendo que te olvides de retoques hasta por un periodo de 2 años.

Los casos incipientes de flacidez en el rostro, o el escote no suelen necesitar del uso de hilos tensores que, aunque seguros, siguen causando un poco de miedo a algunos pacientes. Temen que se noten al tacto, sin darse cuenta de que trabajamos con diferentes grosores dependiendo de la zona a tratar y del estado de la piel.

¿Qué ácido hialurónico es mejor para ti?

Si notas que tu piel te pide más que un sérum cosmético, pero no sabes qué tratamiento es mejor para ti, te animamos a solicitar una consulta de evaluación.

Como norma general, los mejores resultados se obtienen con el ácido hialurónico reticulado o con los hilos tensores, pero insistimos en que depende de cada caso, de la zona a tratar y del estado de partida de la piel.

En esa consulta previa también puedes preguntar por otros tratamientos estéticos alternativos a los que se basan en el ácido hialurónico o plantear todas las dudas que tengas sobre el tratamiento que tienes en mente.

Recuerda: flacidez, descolgamiento deshidratación y primeras arrugas responden muy bien a los tratamientos gracias a cómo funciona el ácido hialurónico, pero en función de la zona a tratar y de lo mucho que haya que corregir, puede ser que necesites un tipo de AH u otro. También importa qué prefieres tú a la hora de realizar los retoques, siempre necesarios porque el organismo va asimilando el AH infiltrado. Al fin y al cabo, es una molécula presente de manera natural en la piel y en otras estructuras, como las articulaciones.

Related Posts

Leave A Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *