Cómo funcionan los hilos tensores

Crea curiosidad saber cómo funcionan los hilos tensores. ¿Unas hebras que consiguen atenuar la flacidez de la piel y devolverle un aspecto rejuvenecido? Sí. Como lo lees.

Se trata de uno de los tratamientos faciales más demandados en la actualidad, tanto por la comodidad y rapidez del proceso como por el tiempo que dura. ¿Quieres conocer más sobre esta técnica? Sigue leyendo porque te lo contamos todo.

Qué son los hilos tensores y para qué se utilizan

Se les conoce también como hilos mágicos o hilos japoneses. Son filamentos muy finos fabricados en un material que la piel reabsorbe, como la polidioxanona (PDO). No solo se emplean en medicina estética, sino también en cirugías.

Los hilos pueden ser de varios tipos según su forma:

  • Espiculados o arpón. Tienen pequeños dientes que proporcionan un buen agarre, por lo que se emplean en aquellas zonas que suelen presentar más flacidez. Por ejemplo, las mejillas o el cuello. Poseen diferentes grosores. Es esencial decider cuantos se ponen, los trayectos y longitud
  • Multifilamento. El mismo cuerpo presenta varias hebras, de manera que proporcionan un efecto relleno muy natural. Por eso se emplean con frecuencia en la zona de los labios.
  • Monofilamento. Es una única hebra con muy poco grosor, y se suele emplear para afinar. Además, se puede utilizar en otras zonas del cuerpo como brazos, pecho o glúteos.

Los hilos tensores se aplican, fundamentalmente, cuando se observa el descolgamiento. Se puede combinar con otras técnicas como el relleno, que se ejecutan cuando hay una pérdida de volumen. La falta de flacidez es uno de los síntomas más visibles de envejecimiento, ya que se destruye el colágeno y la elastina del tejido epidérmico. Dará lugar también a la aparición de arrugas que se acentuarán con los años.

Por lo tanto, se utiliza para combatir la pérdida de propiedades de la piel, fruto del paso del tiempo. Pese a ello, no hay una edad concreta de inicio de este tratamiento. Puede haber pacientes de alrededor de 30 años que, por motivos intrínsecos, como la genética, pueden necesitarlo. De hecho, lo más frecuente es recurrir al tratamiento con hilos para combatir los primeros signos de la edad.

Resumimos sus beneficios:

  • Atenúa las arrugas en zonas proclives a que aparezcan, como el contorno de ojos y la frente.
  • Eleva y reafirma zonas donde se observa especial flacidez, como las mejillas y el cuello.
  • Contribuye a dar simetría al rostro, ya que sus diferentes áreas se ven compensadas y armonizadas.
  • Reafirma el contorno facial.

Todo ello a cambio de un tratamiento que no requiere cirugía, puede resultar económico y tiene efectos de larga duración. El precio dependerá de la extensión de la zona a tratar o el estado de la piel, pero será un profesional quien lo determine.

No hay edad máxima para recibir el tratamiento, pero es mejor no esperar  ya que en pieles muy maduras, con surcos y arrugas muy profundas, no tendrá una eficacia tan alta como en otro tipo de pieles.

Cómo funcionan los hilos tensores

Los hilos mágicos generan una doble acción. Por un lado, tensan. Por el otro, estimulan la producción natural de colágeno y elastina en la zona aledaña a las hebras insertadas. Sus efectos son por tanto preventivos y correctivos, mejorando la armonía facial y el estiramiento de la piel.

Aunque los materiales en los que están fabricados los hilos no producen alergias ni contraindicaciones, el cuerpo los identifica como algo extraño. El sistema inmunológico desencadena una reacción inflamatoria inocua, que es la que estimula la formación del colágeno y favorece el riego sanguíneo.

Tanto el proceso de formación como el colágeno que la piel fabricará a partir de la aplicación de hilos tensores, puede durar entre un año y año y medio, incluso dos. Será a los tres meses cuando los resultados del tratamiento con hilos mágicos resulte más visible, y a los seis u ocho meses los hilos ya se habrán reabsorbido por completo. Observamos en nuestra experiencia un efecto acumulativo por lo que la repetición del tratamiento va ofreciendo mejores resultados y más duraderos.

Los especialistas recomiendan que, en caso de padecer un estado de flacidez de calado, al año se vuelvan a colocar. También se pueden configurar sesiones más espaciadas por zonas, de manera que pase alrededor de un mes entre una y otra.

cómo funcionan los hilos tensores

Cómo se aplican

Este tratamiento lo realizan médicos Lo primero que hará será marcar las zonas y colocar anestesia local en diferentes puntos del trayecto. La aplicación es muy importante en cómo funcionan los hilos tensores

Los hilos tensores se introducen en la piel con canulas o agujas de diferente grosor según el caso. El número de hebras a utilizar variará en función de la extensión de la zona y el estado de la piel, pero lo normal es que se usen entre seis y quince hilos.

Una vez colocados, los tensarán para que cumplan su función. Se trata de un proceso muy bien tolerado y prácticamente indoloro.

Dependiendo del número de hilos que se utilicen, el tiempo de aplicación del tratamiento será mayor o menor. La media suele ser de unos 40 minutos, luego el proceso resulta rápido porque no se requieren de puntos de anclaje o sutura. Es realizado en consulta de forma ambulatoria

Conviene tener en cuenta, por otra parte, la fase de postratamiento. Aunque es excepcional, pueden aparecer irregularidades en la piel que desaparecen en poco tiempo y son resultado de la tracción ejercida, inflamaciones leves en la zona a tratar, e incluso pequeños hematomas que desaparecerán a los pocos días. Además de tomar la medicación recomendada, el frío ayudará a combatir la inflamación.

En las 24-48 horas posteriores a la aplicación del tratamiento, la zona en la que se han colocado los hilos no se debe manipular con brusquedad, ni exponerse al sol. De hecho, se recomienda evitar la actividad física para evitar golpes accidentales en la zona.

Con todo, saber cómo funcionan los hilos tensores te ayuda a intuir la efectividad del tratamiento. En una sesión corta y sin dolor, obtendrás resultados visibles y duraderos. Puedes usar los hilos mágicos  cuando desees prevenir o conseguir un efecto lifting, tanto para mejorar la armonización de tu rostro o en cuanto observes cierta falta de flacidez y primeras arrugas. ¡Ni te lo pienses!

Related Posts

Leave A Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *