Tratamientos para perder volumen corporal

Tratamientos para perder volumen corporal

A veces presentamos un peso saludable, aunque la grasa tiende a localizarse donde no nos gusta, o lo hace de una forma que rompe con la armonía corporal. Otras veces nos gustaría vernos más esbeltos, en general, pero sabemos que por mucho que bajemos hay una zona donde la grasa no se va.

En estos casos lo que necesitas son tratamientos para perder volumen corporal. El tratamiento dependerá del objetivo que busques, por lo que vamos a ver los más habituales.

¿Cuándo optar por un tratamiento para perder volumen corporal?

Este tipo de tratamientos no están pensados para las personas que necesitan perder peso de manera general, aunque sí pueden utilizarse una vez han alcanzado el peso deseado para corregir acumulaciones de grasa localizada.

En general, el paciente medio tiene un peso saludable, y puede llegar a estar incluso delgado, pero por causas genéticas o caprichos de la naturaleza tiende a acumular mucha grasa en una región concreta.

Entonces lo mejor es probar alguno de los tratamientos reductores de volumen y hay muchos. Podemos clasificarlos en dos grandes grupos: los quirúrgicos y los no quirúrgicos.

Es evidente que los tratamientos no quirúrgicos no son eficaces en todos los casos, como tampoco lo son todos los tratamientos quirúrgicos. Por eso, ante la duda, ¡ponte en contacto con nosotros! Analizaremos tu caso, tu estilo de vida y tus preferencias, para pasar a presentarte unos tratamientos reductores escogidos, explicándote qué resultados esperar de cada uno.

Tratamientos para perder volumen corporal

Tratamientos reductores no quirúrgicos

Estos tratamientos para reducir volumen pertenecen al campo de la Medicina Estética. Incluyen los que no atraviesan la piel y los que lo hacen con microagujas. En cualquier caso, recomendamos que solo te pongas en manos de profesionales, porque para cada tratamiento existe alguna contraindicación y algunos se pueden ofertar, por ley, sin contar con ningún médico en el equipo.

  • Hablamos de cavitación, una técnica que permite romper los adipocitos al someterlos a una vibración con altas frecuencias.
  • También podemos reducir volumen mejorando el drenaje linfático con masajes específicos o con presoterapia. Estos tratamientos son más adecuados cuando los problemas de volumen localizado se deben, al menos en parte, a edemas o retenciones de líquidos.
  • Si necesitas ambas cosas, reducir grasa y mejorar el sistema linfático, lo más probable es que tu tratamiento sea a radiofrecuencia corporal.
  • Otra alternativa es la criolipólisis, donde, al contrario de cómo se procede con la radiofrecuencia corporal, es el frío el que destruye parte de las células del tejido adiposo.
  • Y, por supuesto, dentro de los tratamientos reductores no quirúrgicos se incluyen todos los que hacen llegar activos cosméticos lipolíticos y/o drenantes a las capas subcutáneas. Dentro de este grupo, el más popular es la mesoterapia, aunque hay otras alternativas más innovadoras, como Hidroslim.

Otras técnicas como la tecnología electromagnética enfocada de alta intensidad (HIFEM), que nos permitirá mejorar el tono muscular, las ondas de choque para combatir la celulitis y el HIFU (High-Intensity Focused Ultrasound) para combatir la flacidez, serían algunos otros tratamientos para perder volumen sin necesidad de cirugía.

Tratamientos reductores quirúrgicos

Forman parte de la cirugía plástica y reparadora por lo que, como es lógico, solo pueden ser aplicados por médicos especialistas. Sin embargo, una cosa es el profesional que lleva a cabo la intervención y otra son las instalaciones de la clínica y su capacidad para atenderte en caso de alguna complicación. Suelen ser complicaciones menores si se puede atender al paciente en el momento, por lo que te recomendamos te informes bien antes de elegir clínica: muchas veces las diferencias de precios son un reflejo de las discrepancias en las instalaciones.

  • El primer tratamiento reductor quirúrgico que te habrá venido a la cabeza es la liposucción. Está pensado para retirar volúmenes importantes de tejido graso, por lo que se enfoca a pacientes con cierto grado de sobrepeso.
  • En cambio, si las acumulaciones de tejido graso a eliminar no son grandes y se encuentran en puntos concretos, lo mejor es remodelar la figura con la técnica de la lipoescultura. Te sorprenderá el cambio que se puede conseguir en algunos casos reduciendo unos pocos cm aquí o allí.

Pero si a ti lo que te gustaría es redistribuir la grasa, consúltanos si el lipofilling o lipotransferencia es posible en tu caso porque hace justo eso, retirar grasa de un sitio para, en la misma operación, inyectarla purificada en otra zona, como los pechos o los glúteos

¿Cuál es mejor?

Sin verte a ti y conocer tu historial médico no podemos saberlo. Como norma general, solemos probar con tratamientos no quirúrgicos primero, pero eso al final es decisión tuya. Piensa que los procedimientos quirúrgicos son más rápidos, aunque implican un posoperatorio y el uso de anestesia.

Alimentación y cuidados

Para reducir redondeces, incluso zonas pequeñas de grasa localizada, de nada sirve que te sometas a tratamientos estéticos o quirúrgicos si no cuidas un poco tu alimentación y tus hábitos de vida. El cuidado que necesitas para mantener los resultados y tu salud es mayor en caso de cirugías.

Si tu alimentación venía siendo cuidadosa, no debes preocuparte.

En caso de necesidad, nosotros podemos proporcionarte una dieta adaptada a tus necesidades y estilo de vida para seguirla si ves que ganas peso por la edad o cuestiones hormonales. El problema lo tienen los pacientes que desean reducir volumen, pero no llevan un estilo de vida sano, no hablamos de nada espartano. Estos pacientes sí deben introducir cambios en su día a día.

 

Existen tantos tratamientos para reducir volumen corporal que nos resulta imposible aconsejarte uno u otro sin conocer tu caso. Por eso te invitamos a que contactes con nosotros y nos comentes tus expectativas, estilo de vida e historial clínico. Entonces ya podremos hablar de las alternativas quirúrgicas y no quirúrgicas, en caso de ser posibles estas últimas, que siempre son nuestra primera opción.

Resaltamos la importancia de informarte bien antes de elegir una clínica estética o clínica. Pregunta por los profesionales que componen el equipo, por sus instalaciones y fíjate en si ofrecen unos pocos o gran variedad de tratamientos.

Related Posts

Qué es la hidroxiapatita cálcica

Si te interesa la medicina estética, seguro que sabes cómo funciona el ácido hialurónico y estás familiarizado con los resultados que permite obtener cuando vamos más allá de las cremas y logramos infiltrarlo en o bajo la piel. En medicina estética antiaging, el ácido hialurónico es una maravilla, biocompatible y…
Read more

Ultraformer III

La medicina estética continúa en constante mejora para lograr ofrecer tratamientos capaces de mejorar más de un problema estético con un mismo aparataje. Esto favorece a muchos pacientes con alteraciones en la piel que suelen ir de la mano o beneficiarse de un mismo efecto. Hoy vamos a ver en…
Read more

Leave A Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *