Cavitación y radiofrecuencia: beneficios

Los tratamientos de medicina estética diseñados para reducir la celulitis y aportar más firmeza a la piel están a la orden del día. Muchos de ellos tienen como objetivo reducir la grasa localizada o al menos redistribuirla por todo el organismo. Hoy vemos dos de ellos, la cavitación y radiofrecuencia con sus beneficios.

¿Qué son la cavitación y la radiofrecuencia? ¿Para qué sirven?

La cavitación y radiofrecuencia son tratamientos para perder volumen corporal no invasivos. Su finalidad es combatir la celulitis y eliminar la grasa localizada en las zonas donde más se acumulan estos nutrientes. A su vez, con esto se consigue una mayor tonificación de la piel.

Se trata de procedimientos no dolorosos que no requieren anestesia. Su puesta en marcha es totalmente segura y, a menudo, es aconsejable someterse a los dos de manera conjunta para observar mejores resultados.

¿En qué consiste la cavitación?

La cavitación es una técnica no quirúrgica en la que se utiliza tecnología de ultrasonidos de baja frecuencia que ayuda a disolver la grasa localizada. Funciona a través de dispositivos que se van desplazando sobre la piel y las ondas de ultrasonido que producen pequeñas burbujas en las células de grasa. El resultado es la rotura de estas células, que se convierten en líquido. El sistema linfático elimina este líquido y es finalmente filtrado por el riñón y el hígado.

Con esta técnica mejora la circulación, se eliminan toxinas y se promueve una mayor formación de colágeno, lo que se traduce en más elasticidad en la piel. Se puede utilizar en abdomen, caderas, muslos, rodillas, pantorrillas, brazos y espalda.

cavitacion y radiofrecuencia

¿Cómo actúa la radiofrecuencia?

La cavitación acelera su efectividad si se combina con tratamientos de radiofrecuencia. Esta técnica se basa en aplicar ondas electromagnéticas que generan una reacción térmica en el organismo. El resultado es un aumento en la producción de colágeno, estimulación del sistema circulatorio y drenaje linfático. A su vez, produce una renovación celular.

Todo esto contribuye a una reducción de la grasa y la flacidez en el organismo. La radiofrecuencia facial y corporal es un procedimiento totalmente seguro, no invasivo y no genera efectos secundarios de gravedad. Además, los resultados son visibles desde la primera sesión.

cavitacion y radiofrecuencia

Beneficios de la cavitación y radiofrecuencia

El principal aspecto positivo de estos dos tratamientos es que son muy eficaces, consiguen lo que se proponen, que es disolver la grasa localizada. La consecuencia directa de ello sobre el organismo es eliminar la celulitis y piel de naranja.

Son dos técnicas no invasivas, que no causan dolor. Sus resultados son similares a los de la liposucción, pero con la ventaja añadida de que no hay que pasar por el quirófano. La efectividad es visible desde el primer momento, aunque eso lo trataremos más adelante.

Por otra parte, son procedimientos que van más allá de combatir el exceso de grasa. Con ellos se consigue una mejor circulación de la sangre en el organismo. Y esto tiene sentido, pues es precisamente el exceso de grasa lo que impide este tránsito adecuado. Hablando de esto, estos tratamientos son positivos para regular el tránsito intestinal, la circulación de los nutrientes por el aparato digestivo.

Con la cavitación y la radiofrecuencia se combaten la flacidez y la falta de firmeza en la piel. Las dos técnicas de manera conjunta refuerzan la producción de colágeno. Por último, la excreción de toxinas se vuelve más eficaz, gracias al drenaje linfático.

¿Cuántas sesiones se necesitan?

Los resultados positivos, y visibles de estos tratamientos, aparecen a partir de la primera sesión. Sin embargo, con solo una visita a la clínica de medicina o belleza estética no es suficiente para que un mejor aspecto de la piel, con la redistribución de la grasa por todo el organismo, sea permanente en el tiempo.

Los expertos recomiendan un mínimo de sesiones que va de ocho a diez. En el caso de la cavitación, el tiempo de cada sesión es de unos 30 a 50 minutos, mientras que con la radiofrecuencia oscila entre los 15 y 20 minutos. Esta variación en el tiempo depende de la zona a tratar.

Cuánto tiempo duran los resultados

La eficacia de este tratamiento está muy ligada a otros hábitos saludables, como la práctica de ejercicio físico de manera regular, y sobre todo seguir una dieta saludable y una buena hidratación.

Esto implica que, si bien los resultados de cavitación y radiofrecuencia, con sus beneficios, son muy visibles una vez finaliza el tratamiento, estos solo se mantienen si se introducen buenos hábitos en el día a día.

Ambos procedimientos ayudan a disolver la grasa localizada y eliminar la celulitis, pero deben ser considerados como un punto de partida. No están pensados para adelgazar, sino para eliminar el aspecto estético asociado a la piel de naranja.

Recomendaciones para que el tratamiento sea más efectivo

Cavitación y radiofrecuencia son técnicas seguras, indoloras y poco invasivas. No obstante, su puesta en marcha implica algunos comportamientos preventivos para evitar la aparición de efectos secundarios.

En primer lugar, solo hay que acudir a centros que cuenten con personal experto en el uso de esta aparatología. Con respecto a los posibles efectos adversos, lo más destacable son pequeños enrojecimientos de la piel, hematomas o quemaduras. Estos efectos desaparecen en pocos días.

Si la persona que aplica el tratamiento no tiene suficiente experiencia o la aparatología no es de calidad, pueden quedar algunas acumulaciones remanentes de grasa en la zona tratada.

Por último, toca hablar de las contraindicaciones. Las técnicas descritas no son recomendables para personas con problemas cardíacos, que hayan sufrido un cáncer, mujeres embarazadas o en periodo de lactancia, con problemas hepáticos o renales y quienes tengan enfermedades en la piel. Se suman algunos procesos más, por lo que conviene consultar al dermatólogo o a un profesional acreditado.

 

La cavitación y la radiofrecuencia ofrecen beneficios muy visibles y altamente efectivos en el aspecto más estético de la piel, pues ayudan a reducir la celulitis. Son seguros y poco invasivos, perfectos para combinar con dieta saludable y actividad física.

Related Posts

Leave A Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *